jueves, 25 de julio de 2013

4 premisas básicas de la atención al cliente en las redes sociales.

4 premisas básicas de la atención al cliente en las redes sociales

 
La atención al cliente a través de los canales 2.0 es una tendencia en aumento. Según Conversocial, el 80% de los grandes retailers atiende a sus clientes a través de estos medios. Sus grandes ventajas radican en la sencillez de uso y la comodidad que supone para el cliente el enviar un mensaje directamente a la marca. Por tanto, las empresas tienen que ponerse las pilas y ser capaces de responder las peticiones de sus clientes a través de esta vía de forma efectiva.

Para desarrollar tales tareas, existen algunas premisas básicas y esenciales que todas las empresas deberían de conocer y tener siempre presentes y muy en cuenta.


En la atención al cliente, el tiempo es oro. La inmediatez es el primer apellido del Social Media, por tanto, los clientes demandan una respuesta en el menor plazo posible. Se trata de un factor clave, que determinará el grado de satisfacción del cliente. El tiempo medio de respuestas, según los clientes, debería ser de 30 minutos, un plazo que por desgracia todavía no se cumple, salvo honrosas excepciones. Simply Measured indica que durante el primer trimestre del año solo 1 de cada 3 empresas responde a sus clientes a través de Twitter, y además el tiempo medio de respuesta se sitúa en torno a las 6 horas.

Forma adecuadamente al personal que esté a cargo de este servicio. Al frente del departamento de atención al cliente 2.0 debe haber personal cualificado, que conozca tanto la naturaleza de las redes sociales, como el modo en que debe responder para solucionar las peticiones de los consumidores. Por tanto, tiene que dominar las herramientas, ser diligente y poseer habilidades comunicativas para ser capaz de reaccionar adecuadamente en cada momento. Su finalidad es la de conseguir clientes satisfechos, tanto con la empresa como con el servicio.

Dale la vuelta a la tortilla. Intenta por todos los medios convertir los comentarios negativos en positivos. Actúa bajo la premisa de que una queja es una oportunidad para mejorar. Por tanto, intenta empatizar con el cliente, ponerte en su lugar y demostrarle tu firme propósito por ayudarle. Asume públicamente la responsabilidad de la empresa, dale una solución útil y haz seguimiento de su problema hasta que se solucione. Si se trata de una cuestión especialmente personal, llévala a un área privada, como puede ser vía mail, o pidiéndole un número de teléfono, y retorna al espacio público una vez solucionado. Recuerda pedir perdón, y dar siempre las gracias.

Conoce a tus clientes y adecúa tu servicio a sus necesidades. A través de los canales que ellos prefieran, concentrando más recursos en los que tengan más actividad. Si no tienes capacidad para ofrecer una atención 24/7, muestra claramente tu horario. No como un aspecto negativo, sino a título informativo, como una ventaja: en ese horario estarás dispuesto a atender sus necesidades a la mayor brevedad.

La atención al cliente a través de las redes sociales ya no es una opción, las marcas tienen que ponerse las pilas y ser conscientes de la necesidad de estar ahí cuando sus clientes lo necesiten. Éstas son las premisas básicas ¿qué otras claves añadirías?

VIA PUROMARKETING

No hay comentarios:

Publicar un comentario