miércoles, 26 de junio de 2013

Google no tendrá que borrar datos del buscador a petición de un usuario



Google está sujeto a la ley de privacidad de la UE pero no está obligado a borrar la información sensible de su motor de búsqueda, según ha referido hoy un asesor del máximo tribunal de la UE en un caso que pone a prueba el "derecho al olvido" en Internet.

El comentario, viene por el caso de derecho al olvido que enfrenta a Google con la Agencia de Protección de datos española, y que hará que la compañía no esté obligada a borrar ningún contenido a petición de un usuario.

El Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Niilo Jääskinen, ha publicado el dictamen preliminar, sin carácter vinculante, aunque los jueces suelen seguir estas recomendaciones en la mayoría de los casos. La sentencia final se publicará dentro de unos meses antes de que concluya el año
Jääskinen dijo que las empresas que operan en la UE deben atenerse a la legislación nacional de protección de datos, pero que esto no les obligaba a eliminar contenido personal elaborado por otros. "Los proveedores de servicios de búsqueda no son responsables, basándose en la Directiva de Protección de Datos, de los datos personales que aparezcan en las páginas webs que procesan", dijo el tribunal en un comunicado que explicaba la opinión de Jaaskinen.
La opinión se produce tras la queja de un español que solicitaba que un anuncio de subasta de una propiedad por impago de la Seguridad Social que posteriormente recuperó infringía su privacidad y debería ser borrada de la búsqueda de Google.
Por su parte, Google considera que es una buena noticia para "la libertad de expresión" la opinión del abogado general del Tribunal de Justicia de la UE Niilo Jääskinen, que aclara que esta empresa no es responsable de los datos personales incluidos en las páginas web a las que remite su servicio de búsqueda. Entiende además que exigir dicha eliminación equivaldría a una censura del contenido publicado por parte de un particular.
"Estamos contentos de ver respaldada nuestra larga y manifiesta opinión respecto a la petición hecha a los buscadores para suprimir información legal y legítima, que sería considerado censura", ha explicado Google.

Desde 2010

El litigio se remonta al año 2010, cuando la Agencia Española de Protección de Datos pidió a Google que eliminase en los resultados de sus búsquedas los vínculos al anuncio publicado en un periódico de una subasta de inmuebles relacionada con un embargo por deudas a la Seguridad Social.
La Agencia actuó a petición del ciudadano mencionado en ese anuncio, que alegaba que el embargo al que se vio sometido en su día está totalmente solucionado y resuelto desde hace años y carece de relevancia en la actualidad, por lo que no quería que apareciera cuando se buscara su nombre en Google.
No obstante, la Agencia de Protección de Datos denegó la petición del ciudadano de que se borrara el anuncio original en el periódico, al considerar que la publicación de los datos en cuestión tenía justificación legal y su fin era dar la máxima publicidad a las subastas para conseguir la mayor concurrencia de licitadores.
Google recurrió la decisión alegando que corresponde a la fuente original de la información corregirla si es incorrecta y que obligarle a suprimirla del resultado de sus búsquedas constituye un atentando contra la libertad de expresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario